::::ACSA CHILE:::: Encuentra nuestros productos en Falabella - Ripley - Almacenes Paris a traves de todo Chile
Cuberterías inoxidables. En hotelería y Gastronomía el ACERO INOXIDABLE es el más utilizado al ser más resistente a la corrosión y al desgaste, aguantando con facilidad el lavado en lavavajillas.

Limpieza: Sólo el acero inoxidable 18/10 es garantía de resistencia y brillo. Las cuberterías de acero inoxidable pueden tener baños de plata, de cromo o de níquel. Estas combinaciones son más frágiles que el acero inoxidable 18/10 pero hoy en día a estas piezas se les aplican pulidos especiales en la superficie que logran sellarlas sin poros.
1.Lavavajillas: Las instrucciones del lavavajillas (en especial lo que se refiere a las cantidades de detergente, abrillantadores y sales) deberían seguirse al pie de la letra. No llenar excesivamente el cesto de cubiertos para que no haya demasiados puntos de fricción ya que, además de evitar golpes y ralladuras, los chorros del lavavajillas alcanzan de esta manera más eficazmente a los cubiertos. Los cubiertos de plata deberían estar en cestas diferentes para evitar rayados al ser de diferente dureza.

2.Uso de jabones no abrasivos y lavado inmediato: El uso diario y el lavado inmediato es el mejor cuidado posible para una cubertería de acero inoxidable. En general, tanto si se lava a mano como a máquina, utilizar un jabón suave que no dañe la superficie. No es aconsejable dejar la cubertería en agua muy caliente con zumo de vinagre o limón ya que podemos correr el riesgo de corrosión.

3.Secado inmediato: Tras el lavado es conveniente secarlos al instante, de esta manera evitaremos que aparezcan manchas. En el caso de que aparecieran, se pueden quitar con líquidos no abrasivos para limpiar metales. Es importante evitar que se sequen restos de salsas o vinagres cuyos ácidos pueden originar picaduras en el acero inoxidable.

4.Cuidado con las ralladuras: La utilización de estropajos metálicos supone un riesgo. También es recomendable lavar los cuchillos por separado y evitar los golpes entre piezas.

5.Marcas de dedos: Para evitar la pérdida de brillo por este motivo, se pueden frotar los objetos de acero inoxidable con un trapo humedecido en vaselina líquida.
Almacenaje: El cuidado del acero inoxidable es fácil sobre todo si su uso es diario, de todas formas es recomendable a la hora de su almacenaje algunos cuidados especiales:

1.Uso de limpiametales líquidos: A veces pueden aparecer manchas de corrosión que deben eliminarse con un limpiametales líquido.

2.Evitar la humedad: Es conveniente no dejar los cubiertos húmedos (especialmente los cuchillos) ya que la dureza de ciertas aguas y el exceso de cal pueden deteriorar el acero inoxidable.